Los orígenes

Los orígenes

Durante los años de la colonia y de la independencia esta zona era parte del gran desierto, escenario de correrías de los indios en busca del ganado salvaje que en épocas de sequía se reunía en las aguadas permanentes. La laguna existente ya era conocida como “de las Polvaredas” por los exploradores de las tierras del sur del Salado desde los tiempos de los Virreyes.Por 1827 la provincia otorgó campos a los enfiteutas Sres Arévalo, Galíndez y Portilla, en el paraje “Las Polvaredas” cuyas tierras pertenecían por ese entonces a los partidos de Lobos y Navarro.

En 1839 se creó el nuevo partido de Saladillo y comenzó el arraigo de la población blanca. La estancia “Polvaredas Grandes” de Ardoy y Frías fue adquirida por Salvador María del Carril y “Polvaredas Chicas” por Joaquín Cazón.

Hacia 1848, al ponerse en funcionamiento las alcaldías, esta zona correspondía al Cuartel 3º del partido comprendiendo los campos de los estancieros Galíndez, Cazón y Del Carril; el alcalde era don Antonio Bozán.

Desde el inicio, la estancia “Polvaredas Grandes” de la familia Del Carril fue símbolo de este paraje. En 1870 el Censo Nacional consideraba a esta estancia establecimiento modelo en el partido. Por 1876 en tiempos en que Víctor Del Carril fuera Juez de Paz allí funcionó la escuela municipal de lo que ya era el Cuartel 4º de Saladillo.

Colaboración: María del Carmen López